TEST DE VELOCIDAD

El test de velocidad ADSL o test de velocidad fibra óptica es una prueba digital bastante sencilla que mide efectivamente la valoración real del traspaso de datos a la red. Razón por la cual es utilizada por los técnicos de instalación de Internet para verificar el correcto flujo de información tras terminar su trabajo.

Hoy en día, el speedtest o test de velocidad fibra no solo es empleado por los profesionales en telecomunicaciones, sino que también es usado por todos los usuarios como un índice confiable de rapidez de conexión. Puesto que solo basta con ingresar a un portal especializado como el de Jazztel, Vodafone o Movistar para conocer la realidad de tu navegación.

¿Por qué baja la velocidad de conexión? Test de velocidad

Como se mencionó anteriormente, la velocidad de conexión depende de la acción de numerosos elementos, tanto por parte de la compañía que ofrece el servicio como por algún fallo del usuario. Las interferencias electromagnéticas, la distancia de la central y el estado de mantenimiento de la instalación propia del suscriptor son algunos de los factores que causan la pérdida de velocidad en la conexión.

Para conocer la verdadera velocidad que tienes en ese momento de lentitud, debes realizar el test de velocidad ADSL. Éste te mostrará en cuestión de minutos cuál es la velocidad real que se maneja (no importa si la conexión es WiFi o directa al módem). Una vez obtenida esta medición sabrás con certeza si estás experimentando una disminución real de la velocidad internet.

¿Cuáles son las causas de una mala conexión a Internet y cómo localizarlas?

 Partiendo del hecho de que la totalidad de tu equipamiento se encuentre en perfectas condiciones, pero aun así estás sufriendo una conexión lenta, es probable que el problema se halle relacionado a la condición de “conexión inalámbrica”.

Es importante resaltar que, aunque el router esté en excelente estado, hay que asegurarse de que este pueda soportar la velocidad ofrecida. Dado que, si, por ejemplo, no cuenta con los cables suficientes de ethernet, la velocidad que tendrá de subida será adecuada, pero la de bajada no. Siendo el origen del fallo el hardware y no la conexión como tal.

Dicho esto, teniendo en cuenta que el equipo doméstico está bien y que la velocidad ofrecida por el enrutador es adecuada y constante, las causas más frecuentes de disminución de velocidad en una conexión WiFi, son:

1. La encriptación de la señal

Cada vez que entregan un router, compañías como Jazztel o Vodafone garantizan la seguridad de cierta señal de datos. A pesar de ello, las redes WiFi al ser inalámbricas están basadas en ondas de radio que cualquier dispositivo que contenga un receptor para esta clase de señales puede captarlas fácilmente. Es por eso que acostumbran a ir acompañadas de determinadas medidas de seguridad destinadas a que se reduzca la velocidad de transimisión de datos, al mismo tiempo que protegen la información de personas ajenas a la red que deseen abrir el contenido.

De igual forma, los protocolos de comprobación de envío y recepción de datos hacen que la información se desvirtúe un poco, gracias a que todos son muy similares.

Estos métodos de seguridad pueden acaparar hasta un 10% la velocidad total proveniente del router. En las conexiones establecidas mediante fibra y cable coaxial dicha reducción no presenta gran importancia, gracias a que los servidores suelen proporcionar un pequeño porcentaje extra al router, y a la hora de hacer un test de velocidad es mucho mejor. Sin embargo, en conexiones de tipo ADSL sí es relevante porque de por sí la velocidad obtenida por este medio es cerca de un 10 o 20% más baja que la velocidad establecida.

2. La distancia existente entre el enrutador y el equipo conectado a la red

Los routers domésticos al ser artefactos que funcionan con ondas de radio, necesitan de cierta cercanía para que su transmisión de datos sea efectiva. Dentro de un recinto domiciliario promedio no suelen haber problemas dado que las distancias entre ambos aparatos son bastante cortas, pero, en casas de grandes dimensiones o provistas de varias plantas, la distancia aumenta e influye en la potencia de velocidad dada, pues la intensidad de la señal va decayendo según se incrementa la distancia entre el dispositivo conectado y el router.

3. Saturación del canal elegido y/o interferencias en los canales adyacentes

Imagínate que las redes inalámbricas son como dos emisoras de radio que se comunican entre sí, donde en algunos casos el canal por el que se transmite el mensaje se satura de otras líneas que también buscan expresar sus propios mensajes a la vez, por lo que el emisor original debe repetir su información de una forma mucho más despacio e intentando “vocalizar” mejor las palabras para poder darse a entender adecuadamente y que no se pierda ninguna parte del mensaje transmitido. Esto claramente baja la velocidad del Internet y puede verse reflejado en cualquier test velocidad online.

4. Interrupción por ruidos electrónicos

Los aparatos electrónicos con motores integrados como los compresores de los frigoríficos, los hornos microondas, los aires acondicionados y los ventiladores en hornos de convección, entre tantos otros, producen durante su funcionamiento diminutas chispas internas que son capaces de generar ondas de radio que a su vez se propagan indiscriminadamente por toda la red eléctrica dispuesta en el domicilio, lo que actúa como una especie de “antena amplificadora” de estas ondas, teniendo como resultado una señal WiFi afectada y una velocidad de transmisión ralentizada.

El efecto producido puede ser comparado al que se observa en la TV digital obtenida a través de una antena cuando se presenta una tormenta eléctrica, aunque por supuesto no es tan grande. La red WiFi al verse obligada a reenviar cada uno de los datos perdidos en el viaje gracias a la interferencia de las ondas provenientes de los motores, debe disminuir considerablemente la velocidad de transferencia para poder lograr una transmisión de información exitosa.

Por otro lado, existen interferencias causadas por el ruido emitido por electrodomésticos como televisores y hornos microondas, los cuales al funcionar emiten el famoso “ruido blanco” perteneciente a la banda de 2,4 Ghz, los mismos que utilizan las redes inalámbricas de casa. Este ruido básicamente consiste en las ondas de radio presentes en la banda de frecuencia del WiFi, pero, dispuestas en todos los canales, que lamentablemente resulta en un inhibidor de frecuencias para cualquier aparato receptor de WiFi.

5. Demasiados dispositivos conectados al mismo tiempo

Aunque obvia, esta causa es sumamente frecuente, ya que al estar demasiados equipos o dispositivos conectados a un mismo router de modo simultáneo, éste debe dividir la velocidad disponible entre cada uno de los conectados. Por lo tanto, antes de realizar un test de velocidad adsl, revisa la cantidad de dispositivos asociados a la red.

6. Obstáculos metálicos en la vía de transmisión

Una de las causas más comunes de la pérdida de velocidad de conexión a Internet es sin duda la interposición de objetos con piezas metálicas (especialmente el cobre) entre los dispositivos receptores y el router, debido al efecto de pantalla que producen en la onda de radio de la red, haciendo que el poder de la transmisión de la señal se debilite y por ende se reduzca la velocidad.

En teoría, toda sustancia que no sea aire, se opone al avance de las señales de radio. No obstante, las que más resistencia ponen son los metales. Puesto que la interacción que ocurre con estas ondas produce una serie de cambios en las sustancias que contengan cualquier clase de metal en su composición, entre ellas está la reducción en la velocidad de conducción. Este efecto recibe el nombre de apantallamiento y su alcance depende de una fórmula matemática establecida por la potencia estipulada para cada modelo de router.

test de velocidad

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
El mejor test de velocidad que he usado en mi vida!
Author Rating
51star1star1star1star1star